BRANDING: POTENCIANDO LA PROPUESTA DE VALOR

Muy a menudo en el sector de la joyería la necesidad de crear marca se suele asociar a las grandes empresas o a la joya más comercial. Pero el concepto de marca es algo imprescindible para todo producto que se quiera comercializar, y la joyería no se queda exenta de esta necesidad.

Así que se podría decir que cualquier tipo de joya debe encontrarse bajo el paraguas de una marca, ya sea joyería de autor, comercial o contemporánea.

Crear marca significa dotar a la joya de una personalidad y una imagen reconocible, con el objetivo de que estas herramientas de comunicación generen y provoquen una vinculación y fidelización con el consumidor final.

Se trata de transmitir unos valores concretos que residen en el ADN de cada autor o firma de joyería, que sin ciertos elementos como la imagen de marca y comunicación dirigida, muy difícilmente se pueden trasladar a un público que comparta esos mismos valores. Esa afinidad ayudará a que se realice la venta, por que independientemente de que el consumidor encuentre bonita esa joya, tiene que haber algo más, en este caso un aspecto intangible que genera ese valor añadido que hace al consumidor ‘seguidor’ de la marca o el autor.

En joyería hay muchos elementos en los que se debe aplicar la imagen de marca pero sin duda, en cualquier proyecto de marca, por donde se tiene que empezar es por el nombre y el logotipo. Es necesario recordar que lo que no tiene nombre no existe, ya que algo que no posee nombre es muy difícil o casi imposible de comunicar. Por otro lado, un producto asociado a un nombre inapropiado o inadecuado, puede conducir a un mensaje erróneo debido a una transmisión incorrecta.

Por eso la elección de un buen nombre para comercializar joyas se convierte en un momento decisivo, donde nos encontramos dos caminos diferenciados, utilizar el nombre y apellido del autor o diseñador, o crear un nombre completamente desvinculado del mismo, un nombre nuevo al que se le tendrá que aportar una serie de valores como marca. Dependiendo del caso o de lo que se quiera transmitir, hay que escoger un camino u otro. Ambos disponen de sus ventajas y desventajas.

Lo importante es que el nombre escogido sea en cierto modo comercial, fácil de recordar, y de que no resulte extraño su vínculo con la joyería.Algo imprescindible a día de hoy es contar con una página web y de cierta presencia en las redes sociales. En muchos casos esto puede condicionar el nombre que se quiera utilizar, ya que es preferible comprobarlo una vez se tenga escogido la disponibilidad del dominio en internet que se quiera utilizar.

Entre las múltiples herramientas para crear una marca o firma de joyas, la selección de un buen nombre es uno de los primeros pasos que hay que dar en esta apasionante aventura. Dependiendo de la tipología de producto y filosofía que se quiera transmitir, este tipo de herramientas tendrán que desarrollarse de una manera o de otra, pero indudablemente hay que contar con ellas, seas grande o muy pequeño, realices un producto comercial o joyería contemporánea.

Si deseas saber como generar una propuesta de valor para acceder al mercado con tu firma de joyas te recomendamos consulta la información del curso online Marketing y Mercado en Joyería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *